Reseñas

Ágrafos o los cuerpos cuando no se escriben

Ágrafos o los cuerpos cuando no se escriben

Por Diana Rogovsky
Sobre “Ágrafos (Lado B)“.

La obra trabaja con las capas de la piel, las telas. El desnudo, el semidesnudo. Todo el tiempo, los colgajos de las telas, los rincones, las sombras, la penumbra, los recovecos de una casa y el local que se deshabitó y se volvió a habitar, pero aloja entre sus paredes las vibraciones de quienes han pasado por allí.
No me detendré en la complejidad de la escena, que puede ser vista desde tres espacios distintos y que propone un desafío a los artistas para asegurarse que desde todos esos espacios haya una imagen que capture el ojo. Tampoco en la sensación de estar en un sillón entre un público de jóvenes interesados en una noche de un otoño frío, confabulando juntos en torno a unos relatos desgajados. Para eso hay que estar allí, no tiene sentido hablarlo. Es una cosa que se mete en la piel, por los ojos, la nariz.
También la sonoridad de la obra es importante: ladridos, voces en idiomas incomprensibles, conversaciones que apenas se intuyen, tintineo de vajillas, portazos, taconeos. Violencias incipientes que se expresan.
Hermoso es ver cuerpos, casi percibir la vibración móvil y próxima de ellos, que no son los de la publicidad, siempre atléticos, jóvenes, turgentes, hijos de un cliché ya viejo también. Estos son cuerpos de los que te rodean en la vida.
Próximos: el de tu primo cuando eras chica; los de un cuento que habla de las perversiones de una familia disfuncional, las hermanas que compiten en las venganzas de lo cotidiano, la pampa atrás y continua como una fuerza que nos ahueca; los del autoerotismo, el de los últimos días de tu madre en un geriátrico o en la vieja casa.
Todo lo que no se puede decir ni escribir: el timbre de una voz, el tictac de un reloj a cuerda en la siesta, las conversaciones de los perros, el temor y el escondite. Los placeres secretos.

—-
Sobre la obra:
ÁGRAFOS (LADO B) propone reflexionar desde la imagen construida entre cuerpos, sonidos y palabras sobre la vida cotidiana, sus gestos, los hábitos y su relación con los recuerdos, la existencia y la imposibilidad de comunicación interpelando las palabras que nos rigen, las imágenes que nos habitan y los mitos que nos envuelven.

Actuación: Elizabeth Arce, Verónica Carlé, Gustavo Radice.
Vestuario/objetos/gráfica: Kunic (Ailen Campanella, Aimé Guzmán, Julia Ledesma)
Construcción sonora: Paula Lasplantas (Paula Lepiante)
Fotografía: Fernanda Collado
Dramaturgia y dirección: Carolina Donnantuoni

admin

junio 20th, 2017

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *