Reseñas

“Ecos de Macbeth”: La fantasmagoría y la intermitencia barroca de los ecos.

“Ecos de Macbeth”: La fantasmagoría y la intermitencia barroca de los ecos.

Sobre “Ecos de Macbeth”
por Gustavo Radice

“Además, a propósito de la ‘retórica’, surge la noción de que lo probable no es distinguible de lo verdadero, ya que ambos, respecto a los fines de convencimiento, producen los mismos efectos. Lo probable aun interesa más que lo verdadero. Aquí gana especial importancia la manera, la técnica del pintor, quien tiene la tarea de producir la ilusión de lo probable. La técnica debe mantenerse escondida, para no revelar el truco visual aplicado. De esta manera, a la técnica de la invención se sobrepone otra: la espontaneidad de la presentación.”

Giulio Carlo Argan
(La retórica aristotélica y el barroco
El concepto de persuasión como
fundamento de la temática figurativa barroca)

En los últimos años,la obra de William Shakespeare ha cobrado mayor presencia en el teatro platense. A diferencia de épocas anteriores, varios directores han recurrido a la obra de Shakespeare para relatarnos diferentes mundos. En este caso Carolina Donnantuoni y Liliana Perdomo, en “Ecos de Macbeth”, echan mano a la obra de William Shakespeare como excusa para poner en relación el cuerpo, la voz y la palabra.Es imposible no hacer referencia a los trabajos anteriores de Carolina Donnantuoni para comprender el camino que recorre “Ecos de Macbeth”. Como si fuera una trilogía “Ecos de Macbeth” se une a “Tira de Prueba” y “Canción cantada”, las tres obras visibilizan diferentes aspectos del teatro. En “Tira de Prueba”, la excusa de contar a Ofelia sirve de motivo para mostrar lo descarnado del mundo femenino a partir de la actriz; en “Canción Cantada” el cuerpo en el espacio se transforma en soporte sensible que se estremece ante la perdida y los recuerdos. En ambas obras mencionadas se encuentra lo sensible como elemento narrativo, y la destreza técnica de las actrices esta al servicio de llevar a escena los diferentes aspectos de la sensibilidad y, así, evidenciar el sentir. En “Ecos de Macbeth”, aquello que era pura conmoción en las obras mencionadas, se vuelve una pregunta, se torna duda, se convierte en cuestionamiento. Carolina Donnantuoni nos enfrenta a la duda de qué es el sentir, ¿qué es reír? ¿qué es emocionarse? ¿de qué nos reímos? ¿de qué nos emocionamos? “Ecos de Macbeth” se convierte en un camino sin ninguna certeza, en donde solo caben preguntas ¿qué vemos? ¿qué oímos? ¿cuánto puede una voz? ¿cuánto puede un silencio? ¿cuánto puede una actriz? ¿cuánto puede un espectador?

Carolina Donnantuoni no hace el camino fácil al espectador, lo enfrenta a tener que reflexionar sobre aquello que percibe, borrando los límites entre lo que supuestamente es ficción y el trabajo de la actriz. Aquello sensible se torna problema ontológico, aquello que emociona se trona problema del espíritu, y es así que “Ecos de Macbeth” se transforma en un dilema intelectual sobre el teatro y sobre el ser. Liliana Perdomo muestra los diferentes aspectos sensibles del trabajo intelectual de la actriz, su impactante presencia en el espacio y su gran destreza y sensibilidad para manipular la voz y las palabras conmueven, y es así que vuelve a surgir la pregunta ¿cuánto puede una actriz?La pregunta ya no ronda sobre lo que significa la palabra como elemento estructurador de la fábula, sino sobre los efectos que produce el sonido al pronunciar y enunciar la palabra, el interrogante se dirige hacia que narra o relata la voz como soporte de la palabra. “Ecos de Macbeth” nos lleva a pensar en cómo la voz-sonido expande el tiempo y el espacio como lugar de resistencia, como espacio expresivo, y sobre todo, como acción del pensamiento. Es así que, Carolina Donnantuoni nos muestra una nueva forma de dramaturgia en la que se interroga sobre las relaciones entre lo teatral, la actuación-lo actuado y el relato.

Por su parte, Liliana Perdomo llena el espacio con su voz, construye imagen sonora, construye silencio, y hasta el suave caer de un papel al piso se vuelve poético, sus pasos al caminar resuenan como ecos lejanos que reviven la historia de Macbeth, sus manos poetizan gestos y acciones, su rostro en la penumbra su vuelve siniestro y angelical. “Ecos de Macbeth” se alza sobre el relato y construye imagen, construye una sucesión de imágenes en claroscuro, como si fuera un cuadro de Caravaggio o una vanitas barroca, por caso ¿“Ecos de Macbeth” no es otra cosa que la retórica barroca puesta en la escena?Es a propósito del claroscuro, que Carolina Duonnatuoni construye un espacio despojado, solo cuatro atriles dispuesto de manera circular, cada uno con su dispositivo lumínico. La penumbra es el eje que estructura la puesta, lo cual acentúa la idea de eco que resuena constantemente. Como si fuera el cosmos y cada pequeña luz de los atriles fueran estrellas que guían a Liliana Perdomo en su recorrido por el espacio, la escena se convierte en el vacío donde el orden y el caos aparecen como elementos del relato. El vacío como posibilidad de un eterno presente que evoca mediante ecos reminiscencias fantasmales que como pequeños destellos de luz nos hace preguntar ¿hasta cuánto puede la razón? La idea de fantasmagoría ronda durante los aproximadamente cincuenta minutos que dura la obra. La idea de figuración de los aspectos inteligibles de la razón se entrelaza con el concepto de retórica con el fin persuadir al espectador. El efecto de ensoñación se transforma en puro espacio de indeterminacióny los ecos de Macbeth anuncian el retorno de algo familiar pero inasible, algo del orden de lo real que está presente durante toda la obra, aquello que pertenece al mundo de la razón retorna a nuestros oídos en forma de suspiro.

“Ecos de Macbeth”

Sábado 24 de octubre – 21 horas
El Escape – 44 nº 1443 e/ 23 y 24

Ficha Técnica:
Actuación: Liliana Perdomo
Espacio, vestuario y objetos: hierba roja teatro
Equipo lumínico: Mate Espacio de Producción
Diseño gráfico: Julieta Ramirez Borga
Adaptación y dirección: Carolina Donnantuoni

admin

octubre 20th, 2015

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *