Reseñas

El Sol Quieto: la pérdida del paraíso moderno y el poder de su ética normalizadora

El Sol Quieto: la pérdida del paraíso moderno y el poder de su ética normalizadora

Sobre “El Sol Quieto”
por Gustavo Rádice*

“Ser contemporáneo puede significar ser inmediatamente presente, como un ser aquí y ahora. Es este sentido, el arte parece ser verdaderamente contemporáneo si se percibe como auténtico, como capaz de capturar y expresar la presencia del presente, de un modo que está radicalmente impoluto de tradiciones pasadas o de estrategias destinadas al éxito en el futuro.”
(Boris Groys – Volverse público. Las transformaciones del arte en el ágora contemporánea.)

“Y si vas a la derecha
y cambias hacia la izquierda, adelante.
Es mejor que estarse quieto, es mejor que ser un vigilante.
Si me gustan las canciones de amor
y me gustan esos raros peinados nuevos
ya no quiero criticar
sólo quiero ser un enfermero.
Y si trabajas al pedo
y estás haciendo algo nuevo, adelante.”
(Charly García – Esos raros peinados nuevos)

En una clara y explícita referencia a Marshall Berman uno de los personajes de “El Sol Quieto” (César Benítez) enuncia el nombre de una de las obras del autor: Todo lo solido se desvanece en el aire. A partir de ese momento comienza a hilvanarse de manera contundente aquello que, a modo destello como primera idea al comienzo de la obra, apareció sutilmente: nadie puede escapar del laberinto y de las trampas de la modernidad, la modernidad es un cúmulo de promesas incumplidas. Es así que, adentrándose en los problemas qua ha desatado la modernidad sobre el teatro, Omar Sánchez, desvanece la estructura del relato teatral tradicional y arremete con un montaje de imágenes superpuestas, yuxtapuestas y simultáneas que licuan la narrativa teatral proponiendo un juego corporal antinormativo. En clara referencia a la ciencia ficción, como Blade Runner, Un mundo Feliz, Brazil, etc, las acciones remarcan la urgente necesidad de una sociedad por estar siempre bien o estar en camino al bienestar; pero sin preguntarse y sin cuestionar qué es el bienestar. La utopía sobre la perfección que nos vendió la modernidad solo es posible bajo una mirada normalizadora y por el control y disciplinamiento de los cuerpos, en otros términos podríamos afirmar que es la muerte del deseo. Boris Groys acierta al decir que: “La duda respecto de los proyectos modernistas tiene que ver, fundamentalmente, con una creciente desconfianza en sus promesas. La modernidad clásica creía en la capacidad del futuro de cumplir la promesas del pasado y del presente, incluso después de la muerte de Dios, incluso después de la perdida de la fe en la inmortalidad del alma.”
Omar Sánchez utiliza las grietas que tiene la modernidad para filtrar su imaginación por esos intersticios y sacar partido a partir de dos ejes estructurales: por un lado, evidenciar el desgaste de la maquinaria del teatro tradicional y moderno; y por otro, explicitar un discurso político gerenciando la actualidad social y política de la Argentina sin ningún recurso metafórico. Así como en su obra anterior -“Amleth”- estaba presente el peso del pasado y de la Historia como marca y huella del presente, en “El Sol Quieto” la contundencia del presente anula la capacidad de rememorar el pasado y vislumbra un no-futuro. La obsolencia del discurso científico como poder legitimador de lo normativo; la caída de los relatos normativizadores sobre los vínculos humanos, y hasta el mismo sentido de humanidad cae frente al nihilismo de la juventud que creció a la sombra de los discursos neoliberales. Omar Sánchez deja su propia tradición para explotar el poder nihilista de la juventud y plasmar el desencanto de una sociedad que había encontrado el verdadero valor de la política en base a discursos ideológicos que resaltaban la heterogeneidad y los derechos de la sociedad. En “El Sol Quieto” la violencia se convierte en desesperación y también en discurso; aquello que no podemos entender y comprender, y que muchas veces es difícil de aceptar, es explicado en términos mágicos, ¿El cambio es producto de un fenómeno ajeno al ser humano? La ironía reemplaza a la amargura y la desesperanza solo conduce a la violencia.
“El Sol Quieto” transita entre un vestuario lleno de color y esos “raros peinados nuevos”, entre cuerpos que despliegan su virtuosismo acrobático y la actitud performática. Omar Sánchez construye el relato teatral en base a una narrativa no lineal pero sinuosa, tuerce el rumbo del relato en la primera escena cuando Ana Alba es descolgada y comienza a vestirse lentamente; como si fuera una escena final Omar Sánchez marca el comienzo de una nueva búsqueda; y como una declaración de principios el grupo de actores y actrices se pone de pie y cuchara en mano enuncia el comienzo del fin. Parafraseando a Hans- Thies Lehmann “[El Sol Quieto] ejerce así un desplazamiento de la percepción teatral –para muchos provocadora, incomprensible y aburrida- desde el dejarse llevar por el flujo de una narración hasta la co-realización constructora y constructiva de todo el complejo audiovisual del teatro.”
¿Qué es una mujer desnuda y colgada por sus manos? ¿Qué es un mundo donde las cucharas son el poder de expresar aquello que se ha desvanecido? En un mundo donde la modernidad nos ha quitado todo, quizás en ese vacío lo único que quede sea la esperanza.

Próxima función

* Licenciado y Profesor en Artes Plásticas orientación Escenografía
Prof Titular. Taller Básico Escenografía I-II – Facultad de Bellas Artes (UNLP)
Miembro integrante de diversos proyectos de investigación sobre teoría teatral e historia del teatro platense en el marco del Programa de Incentivos a Docentes Investigadores de la Secretaría de Políticas Universitarias perteneciente a la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación del Ministerio de Educación de la Nación.
Coordinador del Grupo de Estudios de Artes Escénicas del IHAAA -FBA
Miembro del Instituto de Historia del Arte Argentino y Americano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata.
Miembro integrante del AINCRIT (Asociación Argentina de Investigación y Crítica Teatral)
Ha participado en diversos congresos – encuentros – jornadas nacionales e internacionales sobre Historia del Arte y Teatro.
También ha participado como actor y director teatral en varias producciones escénicas.

admin

noviembre 22nd, 2016

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *