Eventos

“Intensas”: las desbordadas del género

“Intensas”: las desbordadas del género

Tuvimos la oportunidad de intercambiar algunos mails con Diana Rogovsky, una de las organizadoras de “Intensas”, el ciclo de obras de danza contemporánea que se llevará a cabo este mes en Vil Teatro (12 e / 70 y 71). Acá nos cuenta algunos detalles que motivaron el nacimiento de este ciclo:

¿Cómo surge la idea de hacer el ciclo? 
Siempre creo que encontrarse y mostrar varias obras distintas juntas permite intercambiar público y energías, y se potencia el espectáculo. Son obras en las que estamos vinculados en diferentes roles ya sean los de interpretación, dirección, asistencia, colaboración o afinidad estética. Es una oportunidad de reponer trabajos, estrenar otros y juntar lo que estaba disperso.

¿Quiénes lo organizan?
En esta oportunidad somos Adán Cohen, Lucía Squillacioti, Delfina Serra y Diana Rogovsky, con la avenencia de Vil Teatro.

¿Por qué un ciclo? ¿Y por qué “intensas”?
Un ciclo para juntar nuestras fuerzas y aumentarlas. Intensas es porque somos personas intensas, o sea de alta intensidad y a la vez bromeamos con esa palabra que se usa despectivamente, como crítica. O sos “cool” o sos intensa (¡pero demasiado!). Antes a lo mejor se decía sensible. A la vez, hay toda una tradición conceptual asociada a las palabras “afecto e intensidad” que tiene que ver con la danza y el teatro. Vienen de Spinoza, Deleuze y en las artes escénicas son incorporadas. Para mí, es como una red, un tejido de cuerpos, carne, músculos, huesos, emociones, sensaciones e ideas.

¿Qué es lo que tienen en común las obras que lo integran?
Que todas están al borde o desbordadas del género, en una especie de transgénero entre danza, teatro, música y performance. Por sus ideas, por sus construcciones, por sus intérpretes, sus maneras de hacer, estrategias para comunicar y manifestar.

¿Cómo ves al sector de la danza contemporánea del circuito independiente?
Lo veo dinámico, productivo, creativo pero con muchos problemas de gestión, financiamiento y profesionalización. Pienso nos falta pensarnos más articuladamente y plantearnos como sujeto político de derechos. Nos falta poder sentarnos a la mesa de las negociaciones con los gestores culturales institucionales púbicos y particulares, y hacer oír nuestra voz en discusiones serias, coherentes, con quienes tengan conocimiento del campo  y territorio. Más visibilización de nuestras potencias, capacidades y producciones. Más ocasiones para mostrar y producir como nos merecemos!

¿Cómo invitarías al público a ver las obras del ciclo?
Diciéndoles que no se van a aburrir, que va a pasar de todo, que hay erotismo, encuentro, crítica, desafío, interrogación, gente que está ahí en vivo jugándosela e invitando a ser afectados y dejar huellas. No va a ser inocuo y es barato.

admin

abril 2nd, 2017

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *