Entrevistas

“Rieles de la Patria”, un nacimiento interurbano

“Rieles de la Patria”, un nacimiento interurbano

Entrevista a Guilermina Andrade, Directora de “Rieles de la Patria”.
Se conocieron en el Sportivo Teatral entrenando juntxs. Actores de La Plata y de Buenos Aires. Crearon una escena que terminó creciendo hasta ser la obra que estrenaron el domingo pasado en el C.C. Recoleta: “Rieles de la Patria”, una creación colectiva. En esta entrevista, Guillermina Andrade, la directora del proyecto, nos cuenta los detalles de este nacimiento escénico interurbano.

¿Cómo surge el proyecto?
Durante el año pasado el grupo de actrices y actores estuvo entrenando en el Sportivo. A mitad de año mostraron una escena de unos treinta minutos más o menos. Después de esto, el grupo decidió que quería continuar trabajando el material, me llamaron para que los dirigiera, para ensanchar el material. La idea era realizar una muestra en la Estación Provincial (La Plata) en Diciembre. El material nos parecía interesante para este lugar ya que habla de los trenes y el espacio aportaba a este mundo que abordamos. Tuvimos unos cuatro o cinco ensayos previos a esta muestra.
Nos propusimos trabajar los vínculos, la conexión, porque son muchos en escena y surgieron cosas muy interesantes.
Luego de esta muestra nos presentamos en la convocatoria del Centro Cultural Recoleta “Escénicas” y fuimos seleccionados entre alrededor de ciento cincuenta obras, pasamos a otra instancia de defensa del proyecto, hasta que finalmente quedamos.

¿Cómo fue el proceso de creación y de entrenamiento?
El material surge como creación colectiva, los actores y actrices traían la idea, ponían el cuerpo y a partir de ahí se trabajaba en amplificar el imaginario, inflar esa escena a partir del mundo que cada uno quería contar desde el personaje que estaba construyendo y de forma más general aportando a la construcción de ese relato colectivo. Después de las vacaciones comenzamos los ensayos y se les pidió que trajeran un sueño, un deseo de ese personaje y que con esto nos reencontráramos para comenzar el periodo de ensayos. Fue muy interesante porque apareció un montón de material y comenzamos a trabajar y agregar en la obra y así se fue ensanchando lo que ahora es parte de lo que construimos.

¿Cómo se conforma el elenco?
El grupo está conformado por gente de distintos lados, gente de La Plata y Capital, la mayoría formamos parte de otros colectivos o grupos de trabajo, cinco somos integrantes del Colectivo Teatro Rustico, otro de La Joda teatro. Es interesante trabajar con gente que uno conoce por estar en el teatro. Yo a muchos de los chicos no los conocía, fue vincularme desde lo creativo.

¿Cómo llegas a vincularte con el proyecto y qué diferencia a éste de otros en los que hayas participado?
La diferencia con otros proyectos me parece que tiene que ver con la intensidad con la que se vivió. Teníamos muy poco tiempo para resolver a partir de la escena que había, tuvimos que construir en un mes una obra que tiene que durar mínimo 40 minutos. Lo importante fue compartir el deseo de poder amplificar, trabajar para tener el material. Lo que facilita el Recoleta es que te da la plata para que uno pueda terminar de cumplir el deseo sin gastar plata de uno, para producir. En general quienes pertenecemos al mundo del teatro independiente sabemos que no suele ser así. Luego de una pre-selección fuimos a defender el proyecto. Dijimos “nosotros esto lo vamos a hacer igual, más allá de que ganemos el premio o no, es lo que hacemos siempre”. Eso era interesante, ya estaba prendido el motor.
El material fue pasando por distintos debates sobre lo qué queríamos contar. Yo creo que lo que lo diferencia es que realmente es un trabajo bastante horizontal, no me considero ni siquiera directora, me considero coordinadora del proyecto, porque nosotros trabajamos con un actor autogestivo, que crea, que propone, que debate, que roba, contrario a la idea de un actor pasivo. Por eso estamos todos pensando qué queremos contar, qué queremos decir. Es un trabajo complejo porque además del ensayo tenemos otros tiempos que tiene que ver con el trabajo de mesa. Pensar entre todos.

¿Cómo invitarías al público a verla?
Rieles es una obra que habla poéticamente de nuestra realidad. Habla de un poder que sigue presente y va a estar siempre, que está un poco enmarcado, está delimitado. Se parodia en relación a eso. Quienes representan ese poder son muñecos para mí, son maquetas armadas, construidas por el sistema y es muy difícil que se salga de ahí, es muy difícil de romper. Eso creo que no se va a poder romper nunca. El lugar que tiene, contemporáneamente, la policía, los militares, ese lugar ningún gobierno lo va a poder modificar, un lugar autoritario que poco pliegue puede tener.
Plantea el lugar de la madre que está siempre, en nuestra sangre, en la herencia y está bueno que la madre no es pura, no la estamos tratando como tal, que también se tienta con ese poder, también negocia.
Habla también de los cuerpos, de los que son adiestrados, de los que se revelan al adoctrinamiento, de la manifestación del cuerpo deseante planteado por Foucault.
De la esperanza de que lo bueno va a volver. En este caso sería el tren que consideramos que es un medio de transporte colectivo, popular, porque hay una ideología que se tiene. Es el lugar de encuentro que, me parece, no lo propician otros transportes, que puede unir puentes, y eso es interesante, son puentes que conectan la historia de nuestros pueblos.
Está bueno pensar que la obra es el imaginario de muchos, del grupo y no de uno solo. En la mayoría de la obras es el imaginario del director, acá es el imaginario colectivo que interactúa para contar algo y en ese contar está bueno pensar que el relato no es solo lo que se dice sino que hay varios relatos: el del cuerpo, el de los objetos, el de los espacios, el de los ritmos. Ahí es donde se multiplican los sentidos de lo que estás contando, de lo que se ve, de lo que se percibe, de lo que se oye y hace que la obra sea más abierta. De hecho, éste es el inicio, la obra crecerá función a función.
No son cuerpos perfectos los que tenemos, no hay cuerpos estéticamente idealizados por la sociedad, son cuerpo comunes, eso también es relato. Cuerpos comunes pero que están fuertemente poetizados, justamente por ser comunes y no lindar con los cánones de belleza.
El teatro es en un contexto social- político, no es ajeno a eso. El teatro es hoy lo que este grupo tiene para revelarse contra el sistema, que oprime, que discrimina, es la forma que tenemos, además de ir a una marcha o trabajar en una escuela. El teatro es una forma de decirle algo al mundo, a la sociedad.

Sinopsis de la obra
En una estación de trenes sitiada por la guerra, tres mujeres empleadas del ferrocarril debaten entre su deber patriótico y su deseo por liberarse y se parte de la resistencia.
El amor, el poder, un pasado cíclico y un ganso muerto.

Ficha técnica
Actúan:
El coronel: Diego Bezzi
El teniente: Flavio Bosco
Anastasia, jefa de estación: Charo Farías
Carmen, encargada de comunicaciones: María Eugenia Molinuevo
María, la joven encargada de encomiendas: María Jose Bonilla
Maximiliano, maneja zorrita y filma: Mauro Panuncio
La Madre: Amelia Pugliese

Vestuario: María José Bonilla Mayer, María Eugenia Molinuevo
Diseño de luces : Olivia Grioni
Diseño gráfico: Mauro Panuncio
Fotografía: Alejandra Zamudio y Maria Paula López Lavoine
Dramaturgia, diseño espacial y escenografía: Creación Colectiva
Asistencia de dirección: Gabriela Busechian
Puesta en escena: María Guillermina Andrade
Dirección: María Guillermina Andrade

Funciones: Sábados 21 hs y Domingos 17 hs Marzo|Abril|Mayo
Centro Cultural Recoleta ( Junin 1930, Ciudad Autónoma de Buenos Aires )
Entradas: Alternativa Teatral (promoción 2×1 menores de 30 años en puerta)

admin

marzo 14th, 2017

1 Comment

One Comment

  1. Lourdes says:

    Es la peor obra que vi en mi vida. No me levanté porque no estaba segura por dónde salir. La historia es confusa. Ridícula. Y los actores, malos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *